¿Qué es la Indagación Apreciativa?

Es una metodología para la transformación de las organizaciones, así

como también constituye una filosofía de vida, que hunde sus raíces en el

Construccionismo Social (Gergen, 1985) y se enriquece de los aportes de la

Psicología Positiva (Seligman, 1999).

Como su nombre lo indica, se llama Indagación porque lo que hacemos

es Indagar: abrimos diálogos en los que exploramos y descubrimos nuevas

dimensiones planteando preguntas. Y estas preguntas tienen una característica

que las hace muy especiales: nos permiten avanzar en la dirección de aquello

que Apreciamos, es decir, aquello que valoramos, que queremos, que funciona,

en otras palabras. Las preguntas apreciativas nos impulsan a traer a la

conversación lo mejor de las personas y las organizaciones, afirmando las

fortalezas del pasado y el presente, los éxitos y logros, las potencialidades y

facilitando la creación de las imágenes que nos atraen para proyectar el mejor

futuro posible (Cooperrider & Subirana, 2013).

Como metodología que impulsa el cambio y la innovación, la Indagación

Apreciativa (IA) es un proceso de búsqueda colaborativa que se centra en el

núcleo positivo de una organización, grupo, sistema o persona. Busca conectar

a las personas y a la organización con sus competencias, habilidades, talentos

y con sus mejores logros y prácticas. Es un enfoque sistemático que se centra

en lo que da vida a un sistema vivo cuando esta en su momento más vital, más

efectivo.

La IA además de ser una metodología para el cambio personal,

organizacional y social, ofrece una filosofía de vida, una manera de ver y

relacionarnos con la vida. Despierta un espíritu renovador que nos invita a

realizar un cambio positivo, comenzando por un@ mism@. Así, nos conecta con

nuestros mejores recursos, el "núcleo positivo" que tod@s tenemos y nos facilita

nuevas formas de actuar y vincularnos.

Con la IA estudiamos, descubrimos, seleccionamos y enfatizamos lo que

da vigor y es el pilar de la existencia de la organización. Buscamos lo mejor de

lo “que es” para ayudar a despertar la imaginación colectiva de “lo que podría

ser”.

En el proceso de la IA, los miembros de una organización visualizan el

futuro que desean colectivamente. Se pone la visión colectiva en acción,

traduciendo las imágenes de posibilidades en realidad y las creencias en

prácticas, por lo cual se transforma en una herramienta tremendamente positiva

y con la cual hemos visto resultados maravillosos en las distintas organizaciones

en que hemos aplicado indagación apreciativa con talleres o "cumbres" donde

nos conectamos con lo mejor para construir y generar procesos de cambio que

aumentan la motivación, creatividad, el compromiso, la colaboración entre las personas,

y la resiliencia frente a situaciones complejas, lo cual es enormemente

necesario en estos tiempos.

La IA ofrece además, una visión sistemática del cambio con la convicción

de que, para ser efectivo, se tiene que incluir a toda la organización, es decir, es

una metodología participativa que incorpora como práctica escuchar las voces

de todos quienes forman parte del sistema, generando un sentido de

involucramiento y compromiso en los cambios e innovaciones que la

organización sueña y anhela, lo cual genera mejores resultados.

Para terminar, quisiera compartirles un ejemplo de un diálogo que

podemos abrir desde la Indagación Apreciativa con nuestra red de personas

cercanas: colegas, colaboradores, amig@s, pareja…y más! ¡Que lo disfruten!

Ejercicio breve de Indagación Apreciativa.

Para realizar esta actividad, busca un espacio tranquilo, privado y un

tiempo sin interrupciones. Escucha con atención a quien le dirigirás las

preguntas, te recomendamos realizar una sola pregunta y no varias a la vez,

dejando espacio real para la reflexión. Haz las preguntas escuchando la

respuesta sin interrumpir ni dar tu opinión, deja que el otro se exprese

libremente y solo facilita ese espacio desde la escucha activa.

1. Recuerda un momento de plenitud, un momento que destacarías por que te

sentías maravillosamente, plen@, en tu mejor momento. Estabas brillado

con todo tu potencial. Tu ser rebosaba de lo mejor que hay en ti.

Cuéntame o escribe para ti mism@ si quieres hacer el ejercicio en solitario

¿cómo viviste ese momento?, ¿cómo te sentías?, ¿qué lo hizo especial?,

¿qué es lo que irradiabas?

2. Si proyectaras ese estado de plenitud en el futuro, ¿de qué manera esa

vivencia conecta con tus sueños y con lo que más anhelas ser y vivir en tu

vida?

3. De lo que eres, ¿qué cualidad, virtud, característica tuya te gustaría

potenciar y vivir más? Cuando lo logres, ¿cómo beneficiará esa vivencia a

tus relaciones y a tu entorno?

Preguntas poderosas que invitan a seguir trabajando por nuestro

bienestar y el de otros...

 

josefina.jpg

Josefina Espósito

Psicóloga, Diplomada y Magíster en Psicología

Positiva Aplicada (Universidad Adolfo Ibañez), Docente

en Universidad Adolfo Ibañez, Conferencista

internacional, Directora indagación apreciativa (IDEIA)

Chile, especialista en mindfulness, bienestar y felicidad

organizacional, miembro del equipo felicidad

organizacional del Instituto del Bienestar.